Dos litros de luz solar


Litros de Luz más que una campaña de solidaridad es una iniciativa innovadora ya que se trata de dar una solución a un problema real de muchas poblaciones del planeta; no lo hace aportando recursos o dinero sino una idea. Una idea sencilla y a la vez revolucionaria para estas personas que viven en la oscuridad incluso a las horas centrales del día, porque sus viviendas son chabolas construidas con desechos. Con esta idea que proporciona la campaña, otro desecho (las botellas de plástico de dos litros que recogen en los vertederos) les da la luz.

La idea surge de un mecánico brasileño, Alfredo Moser, que la diseñó para solucionar las continuas caídas de suministro de luz en las zonas rurales de su país. La idea se extendió y llegó al famoso MIT, el Instituto Tecnológico de Michigan, un centro puntero en innovación en todos los campos de la ciencia, que la adoptaron para extenderla a otros países. Dieron forma al método más fácil de construcción y montaje de la ‘Lámpara Moser’ de forma que fuera utilizable de inmediato por esas poblaciones que la necesitan. El lugar donde se implantó la idea en primer lugar fue en Filipinas en las oscuras chabolas que se construyen a lo largo de la vía férrea y que tantas veces hemos visto en documentales o películas. Una Fundación local se ocupó de la logística de implantación de la Lámpara Moser a lo largo de la vía férrea.

La idea de la Lámpara Moser se basa en la refracción de la luz sobre la parte superior de la botella de plástico rellena con agua. La luz captada en cualquier posición del sol (de altitud a lo largo del año o de situación en cada hora del día) se transmite al interior de la vivienda de forma permanente, a una intensidad de entre 50 y 60 watios de luz natural.

Ya está instalada en más de 140.000 viviendas y el objetivo es llegar a un millón de instalaciones al final de 2015.

Como la mente humana y la buena intención de muchas personas no tiene descanso, el invento ha tenido un desarrollo posterior que con un coste mínimo permite tener luz también de noche, a través de un mini panel solar adosado a cada una de las lámparas. Estas lámparas también pueden iluminar de forma suficiente instalaciones generales, como lo están haciendo hoy en día en las ‘calles’ de los campamentos de refugiados en Pakistán.

Quien va a decirles a todas estas personas que este invento, que ha cambiado sus vidas, debe pagar impuestos por usar el sol…?.

(Muchas gracias a Nieves Huertas de LHH España por la pista de esta campaña)

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *