Qué es coaching


Para responder a la pregunta que titula esta página vamos a consultar las definiciones que ofrecen varias de las organizaciones y centros formativos con mayor relevancia dentro del mundo del coaching profesional, y extraeremos de ellas los puntos en común que, en definitiva, nos darán la idea más precisa de qué es coaching.

La International Coaching Federation (I.C.F.) es la organización internacional con mayor presencia en Europa, y define así el coaching:

El coaching profesional consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida

Por su parte, la Asociación Española de Coaching Ejecutivo (AECOP) lo define como:

El coaching ejecutivo-organizativo es un proceso de acompañamiento individual o de equipo, mediante el cual se pretende que una persona o grupo de personas consigan objetivos definidos por estos.

A través de una relación profesional continuada, la persona que recibe un proceso de coaching profundiza en su conocimiento, amplía su conciencia sobre ciertos aspectos profesionales-organizativos y es capaz de tomar mejores decisiones, fortaleciendo las competencias profesionales que para él sean pertinentes, con respecto a su desempeño profesional.

Uno de los centros formativos que imparte cursos de formación acreditados por la ICF, en este caso la Escuela Europea de Coaching (Madrid), que sigue una metodología basada en la filosofía y en concreto a la escuela ontológica, nos da esta definición:

Es el arte de hacer preguntas para acompañar a otras personas a través del aprendizaje en la exploración de nuevas creencias, que tienen como resultado el logro de los objetivos.

Otra escuela de formación, esta vez basada en el enfoque psicológico, el Institute for Coaching Psycology (ICP) nos propone esta definición propia:

Un proceso de acompañamiento psicológico, donde el coach contribuye al mayor conocimiento y desarrollo del cliente (coachee), optimizando más su potencial y desempeño, para lograr los objetivos expresados por el cliente.

Así pues, siguiendo con el método enunciado al principio, de estas definiciones, y otras similares que se pueden encontrar en los sitios especializados en coaching, podemos ya extraer sus principales componentes:

Coaching es un proceso: El coaching no es una reunión con un coach que te transmite conocimientos u opiniones. El coaching es un camino de cambio que recorren juntos el cliente (también llamado ‘coachee’) y su coach, guiados siempre por lo que el cliente quiere conseguir.

Coaching son objetivos y resultados: No es un proceso de mejora genérico, ni tampoco una revisión de una situación personal o profesional en la que el cliente se encuentre. Evidentemente, esta situación actual es el punto de partida del proceso, pero lo que lo convierte en coaching (y no por ejemplo en terapia) es que hay un objetivo de transformación, de cambio, de mejora de una/unas competencias profesionales o habilidades personales que son el eje fundamental del coaching

Coaching es mejora generada desde dentro de la persona o el equipo: mediante el proceso de coaching la persona o el equipo identifica su situación presente, observa sus propias creencias y consigue identificarlas para mantener y desarrollar las que le potencian y modificar las que le frustran, le entorpecen como profesional afectándole como persona.

 

Como vemos, nada tiene que ver este concepto de coaching ejecutivo con figuras que han usado y abusado de este término, banalizando su auténtico contenido.

Hay mucho material en la red sobre coaching, tanto personal como profesional; a la vez, hay mucho contenido banal que se apunta al término ‘coaching’ para aprovecharse de la creciente relevancia que está obteniendo esta técnica de mejora personal y profesional, y buscan crecer a costa del ‘me-too‘, la mera imitación del nombre o la denominación para envolver otras prácticas… desde la consultoría o el counselling hasta el misticismo o el esoterismo mágico.

Del gran volumen de material propongo al lector revisar dos enlaces, en formato distinto. El primero de ellos es un artículo de Miriam Ortiz de Zárate en la revista Capital Humano de mayo de 2010 (num. 243), en una publicación auspiciada por el Colegio de Psicólogos de Madrid, en el que hace un acercamiento al concepto fundamental del coaching y detalla las principales escuelas de coaching. El artículo está aquí.

Por otro lado un resumen que realiza Javier Pagán de ‘Activa-t’ en vídeo sobre el contenido habitual de las sesiones de coaching (en el vídeo J.Pagán usa el término ‘coachee’, que como hemos visto es el término elegido para designar al protagonista del proceso de coaching), El vídeo está aquí.

Share Button

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *